Portada lcd-01

La ciudad desierto

Una vez, quizás un día, entres en una ciudad. Y luego la recorras como si acaso allí hubieses nacido. Por eso escribimos poesía. Los poetas que se quedan sin su ciudad, deambulan, transitan, cruzan los desiertos que no están hechos para el amor. Y por supuesto, descubrirán una ciudad nueva: en sus calles la piel, cada edificio una extremidad, en cada parque una mirada. Mujer hecha esquina; el árido sonido a desierto. Ella, ciudad.

Puedes comprarlo en: